La diabetes, mi hija y yo

Totalmente cierto, es la realidad pura y dura de un diabético tipo 1.

13412935_614363955389556_5181202929954322217_n
El día que me notificaron que mi hija tenía diabetes fue….extraño. Apenas sabía sobre ésta patología. Mi relación había sido casi toda con la tipo 2, pero no había prestado atención. Tuve un caso muy cercano de tipo 1, pero cuando la diabetes era casi una enfermedad “rara” (cuanto recuerdo ahora a ese chaval tan genial y a sus padres, siempre atentos a que su hijo tuviese la mejor atención). Y parece que lo que no nos toca de lleno, a algunos, no nos afecta o actuamos como si no fuera con nosotros la historia. No todos son igual. Por desgracia yo he tenido que aprender a base de golpes y sufrimientos.

Después de 13 meses de aprendizaje a marchas forzadas no diré que ya está controlado y que sé todo. Al contrario…..cada día es distinto y por mucho que sepa o que se quiera hacer bien, la “dichosa” glucosa te…

Ver la entrada original 557 palabras más

Anuncios

One thought on “La diabetes, mi hija y yo

  1. Te entiendo, y muy bien. Hace unos meses cuando me diagnosticaron diabetes me dije no pasa nada, pero conforme conducía hacia el trabajo rompí a llorar, pienses será mi único momento de flaqueza, puedes hacer vida normal. Y si, que puedes, pero no nos engañemos que tu vida ya no es la misma. No quiero quejarme porque hay enfermedades crónicas muy graves y malas de llevar pero es cierto que es una faena ser diabético, que debes ser meticuloso, disciplinado y que tu vida ya no puede ser caótica sino regirse por un riguroso control y eso cuesta digerirlo porque te comparas con el resto, te preguntas por qué y no lo entiendes, que la maldita genética te haya tocado a ti con su varita cuando eres sana, te cuidas… pero la diabetes tipo 1 es así, una dulce condena. Te entiendo y es cierto que está en nuestra mano normalizar la situación pero somos humanos y tenemos derecho a decir las cosas, a ser débiles, a tener días malos… a ser consciente de la cara fea aunque sea infinitas veces mejor para nosotros darle la espalda y centrarnos en ser uno más sin limitación. Un saludo y ánimo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s